La pesca de la Corvina

La sensación que produce pescar una una corvina, no se compara con nada, sobre todo cuando es de buen tamaño. Cuando una Corvina "pica" generalmente inicia una primera carrera violenta  aplicando su mayor esfuerzo físico, este tiempo de reacción violento pareciera no acabar,  la pelea será intensa con tirones constantes y prolongados, con movimientos de la cabeza que generan perceptibles movimientos sobre la puntera de la caña, la duración de la pelea puede tener variaciones entre los 3 minutos hasta los 15 minutos dependiendo del tamaño, la combatividad del pez y por supuesto de la destreza del pescador.

 

 


corvina.jpg (18377 bytes)

olas.jpg (1254 bytes) Las olas remueven el fondo arenoso dejando al descubierto crustáceos, moluscos, anélidos, peces menores y mayores, los peces depredadores que nadan en cardumen se alimentan de estos entre el espacio de cada ola.

Es allí un primer punto adonde hay que lanzar  una carnada o hacer trabajar un buen señuelo.

Otro de los lugares preferidos para encontrar la corvina será en los  pozos o depresiones producidos por las  corrientes laterales en la playa, allí el nivel de profundidad permite que los peces se acerquen a buscar su alimento.


salto.jpg (10808 bytes)

picada.jpg (7691 bytes)

LA PRESENTACIÓN DEL SEÑUELO

Un señuelo debe tener una presentación adecuada para que el depredador muestre interés específico en el, basado en la teoría, lo que se busca al colocar un artificial en el mar, es que este rompa el nivel simétrico imperante en la zona, de esta forma un movimiento de un artificial en una zona determinada hace que el depredador tome interés y canalice toda su fuerza al ataque de una presa potencial.

pez_fondo.jpg (5650 bytes) Dadas las características alimentarias de la corvina, esta se mueve cercana a los fondos, así de esta forma los señuelos se deben hacer trabajar a un nivel de profundidad relativamente cercanos al fondo.
Se deberá generar la  provocación con el manejo exacto del señuelo para que el pez desencadene una secuencia de ataque sobre una presa potencial.
lanza.jpg (2719 bytes) Los lanzamientos deben ser sistemáticos, ya que en el mar la presencia de los peces está supeditada a momentos específicos en los movimientos de las mareas, así que, en un punto adecuado la probabilidad de captura es alta en la medida en que se realicen un mayor número de lanzamientos.

Cuando se presenta un artificial este debe tener necesariamente alguna similitud con alguna clase de alimento de consumo habitual, de esta forma se asegura que provocará el instinto devorador.

1.          Observación del señuelo

En su desplazamiento por la corriente la Corvina detecta los objetos y partículas en suspensión, peces, crustáceos, moluscos, anélidos y mediante la visión datos como: el color, forma, dimensión, textura y movimiento de las cosas que pasan a su alrededor, estas son canalizadas  a su cerebro, para ser analizados (rápida y primitivamente);  un señuelo bien presentado generará una respuesta positiva ante un  estímulo alimentario.

2.          Seguimiento continuo

El pez cambia de posición, se aleja de su punto de referencia e inicia un desplazamiento sobre la trayectoria que lleva el señuelo en la corriente, genera con un esfuerzo natatorio de su aleta caudal un movimiento de dirección y velocidad adecuado para buscar de inmediato la presa potencial, cuando se encuentra cerca del señuelo, entonces,  detecta la vibración y el sonido producido por el artificial, utiliza para este efecto el sentido del tacto (en su línea lateral).

3.          Acto de alimentación

El acto de la alimentación es desencadenado por la línea lateral, que es la que controla la reacción del pez, cuando ha dejado atrás cualquier tipo de recelo natural, se prepara para comer, en este caso y teniendo a su alcance inmediato la presa, el movimiento natatorio se acelera, se determina la distancia de impacto en el cerebro y las mandíbulas se abren en toda su extensión con la finalidad de dar caza a la presa potencial.

La presa entra en la boca abierta en toda su extensión  y los poderosos músculos de la mandíbula hacen que la boca se cierre con gran poder, aplicando mucha presión, con la finalidad de dañar la presa o matarla.

TECNICA DE PESCA

El señuelo debe ser colocado en el punto de mayor impacto visual y auditivo para el pez, es necesario observar el punto escogido en la zona de confluencia de las corrientes y dirigir el lanzamiento  con elegancia y fortaleza, en la dirección escogida, en el oleaje o en el pozo profundo.

Cuando pensemos en la pesca con señuelos debemos observar con detenimiento el continuo tirar del pescador profesional, entenderemos de que se trata de una secuencia acertada entre la visión, la distancia, la fuerza del lanzamiento, para lograr un  objetivo planeado, estos factores combinados logran llegar a un blanco proyectado mentalmente y en donde nos imaginamos u observamos la presa potencial. Naturalmente existen pescadores con un  acierto innato de pesca, pero para el novato o para el pescador que busca la excelencia, la práctica de lanzamientos debe realizarse religiosamente sobre objetivos planeados a través de la zona escogida. Se busca la colocación exacta y con suavidad en el momento de posar el señuelo sobre la superficie del agua, talvés en breves segundos la respuesta no se haga esperar y el señuelo será atacado sin piedad.

“Si un señuelo se presenta ante un pez disminuyendo los factores inherentes a la presencia humana  se logrará la emboscada perfecta”.

Se deberán realizar lanzamientos

1.          Lanzamientos sistemáticos en el corte de agua entre dos corrientes, exactamente en donde se marca la línea de diferente tonalidad entre ambas aguas.

2.          Lanzamientos entre el espacio que se genera entre dos olas con desplazamiento lento del señuelo para buscar peces  al nivel cercano al fondo.

3.          Lanzamientos buscando los puntos de aguas muertas producidas por las corrientes, lugares propicios para una emboscada por parte de la Corvina.

4.          Lanzamientos calculados a tocar puntos cercanos al fondo en la corriente en la salida de los ríos hacia el mar.

5.          Lanzamientos buscando pasar el señuelo cercano a la detección del movimiento de los peces en la corriente.

6.          Lanzamientos calculados a penetrar en puntos del mar que presenten características de protección, bahías, rocas.

La  costumbre de buscar su alimento en los fondos hace necesariamente que la técnica a ser utilizada, haga que los señuelos se deslicen en la profundidad, casi rasantes a la zona de máximo impacto en las corrientes; esto no excluye que un pez realice una espectacular cacería del señuelo en la superficie del agua o en las aguas muertas de un pozo; sin embargo se tiene que contemplar que existe una mayor probabilidad de pescarlo, si su poderoso campo visual logra detectar con mayor eficiencia  el señuelo, además de no percibir con mucho tiempo el engaño.

Lograr la profundidad del señuelo recogiendo cedal rápidamente, en caso de utilizar señuelos de flotación con paleta y media velocidad cuando se utilizan señuelos más pesados que requieren movimiento para su acción; se trata entonces de llevar el señuelo a puntos cercanos al fondo, siempre manteniendo una tensión de contacto sobre el señuelo durante su recorrido total, complementariamente el sentido del tacto debe ser desarrollado al máximo, si el tacto de la mano es adecuado las mínimas variaciones en la tensión de la línea serán percibidas y entonces rápidamente se podrá enganchar la presa, en otras palabras significa que el pescador no deberá permitir que ningún estímulo táctil por pequeño que parezca sea  desapercibido.

El conseguir la profundidad deseada depende de la velocidad y el cuerpo de agua en el cual se pretenda realizar la pesca, siendo el nivel del agua profundo, el tipo de señuelo y la velocidad al recogerlo deberán ser variados para conseguir el objetivo, sin embargo en aguas poco profundas  es necesario modular la velocidad para que el señuelo se desplace adecuadamente.

Como anteriormente se ha explicado la Corvina en la corriente se desplaza continuamente en búsqueda de su alimento, es ahí de donde saldrá en persecución de su presa, es menester indispensable que el señuelo pase muy cercano de ese punto de máxima probabilidad.  Cuando la corriente  oceánica  es veloz normalmente el pez no tiene mucho tiempo para que su instinto de retracción natural le indique que el señuelo no corresponde al patrón de alimentos identificados por él; esto representa una ventaja para el pescador.

Por el contrario en aguas calmas el señuelo debe ser presentado sorpresivamente buscando minimizar el tiempo de identificación.

En ocasiones se puede observar como el pez sale en persecución violenta del señuelo, pero que sorpresa, ni siquiera lo toca, solo lo sigue, observa detenidamente y sigue sobre su trayectoria hasta el punto en donde su cercanía con la orilla no es conveniente para él y vuelve a su lugar de origen.

Otro aspecto de relevancia es que el pez se puede mantener al borde del choque de las corrientes, este punto es donde se genera un espacio de aguas con un menor nivel hidrodinámico entonces un señuelo adecuadamente presentado en ese borde genera un buen "pique".

Cuando se pesca en alguna parte del mar donde las aguas se mantienen relativamente estáticas, la técnica que  puede servir tiene como propósito el lanzar el artificial en la parte de mayor profundidad y recogiendo suavemente el señuelo hasta el punto de partida, en ocasiones y con aguas transparentes o semitransparentes lograremos determinar cuando el pez  inicia la persecución y sigue nuestro cebo e inclusive si se tiene suerte se verá como realiza su acometida inicial.

Al sentir el "pique" el pescador debe iniciar rápidamente el enganche (este aspecto es fundamental, entre más rápido reaccione el pescador mayor probabilidad de enganche tendrá), debe jalar con un movimiento firme  pero sin que sea violento, hacia atrás de una a tres veces,  (debe tomarse en cuenta, entre mayor sea la distancia que exista entre el pescador y el pez, la disipación de la energía es mayor), esta acción genera un impacto de choque del señuelo contra la boca que permite una excelente penetración de los anzuelos.

El tiempo de acción reacción del pescador es un factor determinante para lograr la pesca constante. El artificial posee una textura, olor y sabor diferentes al alimento consumido naturalmente, el pez que ataca un señuelo rápidamente se da cuenta del engaño y suelta en segundos la presa potencial; si la reacción del pescador es muy tardía a la percepción del pique la probabilidad de que los anzuelos hagan contacto efectivo sobre la boca disminuyen y el pez se escapa por falta de contacto o producto de un desgarre sobre el débil punto de contacto, su pérdida será inminente.

La capacidad de reacción se desarrolla en el campo de acción y basados en la optimización de la sensibilidad establecida entre el señuelo, la línea, la caña y nuestra mano. Entre mayor tensión logremos entre la línea que ata al señuelo y nuestra mano la vibración producida por el pique será más perceptible.

La mente y la mano deben ser educadas a reaccionar ante el menor estímulo posible en el momento que el señuelo ha sido detenido en su camino.

"LA PERCEPCION INSTANTANEA DE TOQUE Y REACCION EDUCADA DE ENGANCHE SON CAPACIDADES DE LOS PESCADORES DE ALTO RENDIMIENTO”.

Cuando una Corvina se siente retenida puede caracterizarse de la siguiente forma: se mantiene estática en la corriente durante algunos segundos, lo que ciertamente desconcierta al pescador o por el contrario inicia una primera carrera violenta  en la cual aplicará su mayor esfuerzo físico, este tiempo de reacción violento pareciera no acabar (la tensión del carrete no debe sobrepasar de 30% a 50% de la resistencia de la cuerda para evitar que ésta llegue a su límite y se reviente); la pelea será intensa con tirones constantes y prolongados, con movimientos de la cabeza, que generan perceptibles movimientos sobre la puntera de la caña, la duración de la pelea puede tener variaciones entre los 3 minutos hasta los 15 minutos dependiendo del tamaño, la combatividad del pez y por supuesto de la destreza del pescador; en todo este tiempo hay que mantener firme la caña y recobrar línea cuando se lo permita, siempre hay que mantener total contacto con el pez y aplicarle la combinación de las tensiones ejercidas por la elasticidad de la caña y de la tensión que ha sido ajustada previamente en el carrete,  esta sumatoria de tensiones agotan al pez; una buena secuencia para jalar es tensar con la caña y después adelantar la caña hacia abajo  recobrando al mismo tiempo la línea, la acción simultánea hace que el pez pierda fuerza con cada desplazamiento realizado.

Cuando la pelea se realiza en una fuerte corriente es conveniente no realizar tensiones excesivas sobre la pieza ya que la debilidad de la boca del pez puede generar un desgarre, perdiéndose el espécimen que tanto a costado capturar.

Cuando la tensión de la cuerda se siente excesivamente fuerte es mejor disminuirla y dejar que el animal se canse en los minutos de pelea. Como organismo viviente que es tiene un límite su resistencia y este es cuando sus músculos han utilizado toda su energía en carreras violentas, desplazamientos laterales y mantenimiento prolongado en la corriente contra la fuerza ejercida en su boca por el pescador, cuando comienza a sentir los efectos de la falta de fuerza, el músculo agota su capacidad de respuesta y el pez se ve obligado a nadar en la dirección del jalón que le imprime el pescador.

El pez ha sido vencido en su elemento ha aplicado tanta fuerza muscular como lo permite su naturaleza y casi no puede seguir manteniéndose a un ritmo de pelea que le permita mantenerse alejado a distancia del pescador; cuando se visualiza por primera vez hay que ubicar un punto estratégico para sacarlo del agua, cuando se ha logrado acercar lo suficiente a la orilla siempre manteniéndolo en tensión se deberá colocar cercano a la orilla e introducirla en la red o en su defecto con un gancho especial para peces, puede tomarse del líder y acercarla también.

Ciertamente pareciera sencillo el aplicar los pasos de la técnica y conseguir el "pique" deseado, pero la realidad es que la Corvina es un pez que presenta altos niveles de dificultad para engañarla, hemos de recordar que como todo animal tiene un ciclo de alimentación y en algún momento del día se verá compelida a buscar este alimento, es cuando con grata sorpresa tomará agresivamente el señuelo y dará una tremenda demostración de poder.

LA ESTRATEGIA DEL PESCADOR

El ser acuático se encuentra ciento por ciento adaptado a su medio, razón por la cual el pescador se encuentra en desventaja comparativa con el pez, sumado a esto se pueden mencionar otros factores que si no son estudiados a conciencia pueden permitir el rápido desenlace y el escape de una gran pieza por ineficiencia en el sistema de pesca o una reacción tardía por parte del pescador.

La palabra estrategia se desprende de una planeación anticipada sobre acontecimientos probabilísticos y puede ser clave para el pescador porque le permitirá estar preparado ante situaciones que ameriten diferentes ejecuciones de esfuerzo táctico y físico para lograr con éxito la pesca de la Corvina.

La realidad puede presentar muchas variantes debido a que cada pez reacciona diferente aun en un mismo lugar, sin embargo se debe recalcar la importancia de diseñar un modelo hipotético que permita estar preparado ante la mayoría de situaciones inesperadas.

"LA ESTRATEGIA OPTIMA SE BASA EN LA CAPACIDAD DE RESPUESTA CORRECTA DEL PESCADOR ANTE LO IMPREVISTO".

En principio y sin excluir algunos otros imprevistos se pueden citar algunas claves para que con su debido análisis sirvan como instrumentos en el desarrollo hipotético de una buena estrategia de pesca:

1.          Presencia de corrientes (percepción visual y física)

2.          Profundidad (percepción visual y táctil con el señuelo)

3.          Enumeración de posibles obstáculos (dentro y fuera de las aguas)

4.          Posibles vías de escape del pez (lateral, frontal).

5.          Reacción hipotética ante una gran pieza.

6.          Rutas de persecución en la zona de pesca, cuando el pez genera una escapada violenta y cuando se pueda suponer que deje el carrete sin cuerda.

7.          Lugares probables y adecuados para acercar la pieza a la orilla.

8.          Capacidad de cuerda y tensión del carrete a utilizar.

9.          Forma de sacar una pieza en un lugar incómodo.

10.       Tiempo probable de pelea (adaptándose para peleas largas).

11.        Análisis de movimientos solunares correlacionados con las mareas.

12.        Capacidad para determinar las zonas de mayor confluencia y alimentación de la especie.

13.        Periodicidad en la concentración de Corvinas en determinadas zonas de alimentación y desove.

LOS SEÑUELOS

El señuelo es una proyección mental del hombre en su afán de modificar la naturaleza a una condición propicia para que el ser acuático deje su nicho y ataque con un arrebato devorador el seductor engaño.

Dentro de un marco específico debemos tomar como premisa que en la pesca deportiva con señuelos, no existe un único artificial que sirva para todo propósito y toda especie; los diseños de los señuelos abarcan un rango desde diseños ortodoxos, por computadora , diseños científicos y de pescadores aficionados y profesionales.

En la práctica se ha logrado determinar a través de muchas horas de pesca que tipos de señuelos corresponden a la pesca de las Corvinas; estos señuelos generan respuestas positivas del pez probabilisticamente hablando; a continuación se tratará de explicarles algunas características importantes:

EL MIRROLURE

El Mirrolure es un señuelo que definitivamente emula las características de un pez, de apariencia francamente similar a una sardina de las muchas especies que se encuentran en el mundo y que son pasto de los grandes depredadores.

Este artificial normalmente viene armado de dos a tres triples anzuelos debidamente posicionados en el señuelo de tal forma que entre ellos no interfieren.

Su peso está debidamente balanceado en los diferentes modelos pudiendo encontrarlos desde unos 3 centímetros a señuelos cuya dimensión excede los 12 centímetros.

Explota una condición la cual presenta en los ojos de los artificiales, ojos saltones con color rojo que hacen que el depredador detecte la posibilidad de un pez enfermo y además de aprovechar el largo rango del color rojo dentro de los colores del espectro de banda angosta. Lo cual ciertamente es detectado por los depredadores.

Su cuerpo posee colores brillantes y se pueden adquirir en tonalidades variadas.

Su nado puede ser considerado excelente y depende de la maestría del pescador para presentarlo adecuadamente en las zonas de acción.

Mirrolure ha demostrado su devastador poder de enganche en múltiples especies incluyendo la Corvina.

La Corvina tiene especial predilección por ciertos colores que se  presentan a continuación:

  • Amarillo (mejor color basado en la práctica)

  • Blanco

  • Blanco con cabeza roja

  • Verde

  • Negro

  • Cuerpo plata con lomo negro

  • Cuerpo dorado con lomo verde

Ya que vienen en diversos tamaños y pesos es menester para el pescador observar adecuadamente cual es el equipo que utiliza con la finalidad de incorporar a su caja de pesca Mirrolures que pueda lanzar adecuadamente en las corrientes.

EL PLUMERO / PLUMA / JIG

El plumero es unos de los señuelos universales por excelencia en tiempos modernos, su simplicidad y bajo costo le ha hecho uno de los artificiales indispensables en la caja de pesca. jig.jpg (16125 bytes)

El jig que puede ser de cualquier marca es un anzuelo con cabeza de plomo y una cobertura de pelo lo que lo hace parecerse a un plumero para sacudir el polvo en las casas; a este plumero se le adiciona una cola plástica, hule, vinilo, las cuales se pueden adquirir en diferentes tamaños, modelos y colores.

El plumero es un artificial que tiene un nivel apto para su lanzamiento y los pesos recomendados van desde los 20 onza a 30 gramos , su peso dependerá de la aplicación que se le quiera dar y de la distancia requerida, a mayor peso mayor distancia y mayor profundidad.

La cola plástica que trabaja junto con el plumero realiza una acción ciliar al contacto con el agua que genera una visión de que el objeto en mención pareciese estar vivo.

De acuerdo con la velocidad de trabajo que le imprima el pescador podrá ser utilizado cercano a la superficie, a media agua o a profundidad.

Los colores básicos aceptados por la corvina son:

  • Amarillo (mejor color basado en la práctica)

  • Blanco

  • Blanco con cabeza roja

  • Verde

Puede además el pescador imprimirle movimientos diferentes emulando presas heridas o el movimiento de sube y baja característico del camarón o de una presa cuya vejiga natatoria esta dañada.

CUCHARAS OSCILANTES

La cuchara oscilante es un señuelo creado de metal, hueso u otros materiales que permite un nado de tipo errático, que hace que los depredadores se muevan incesantes en su búsqueda.

cucharas.jpg (10444 bytes)

Dentro del rango de probabilidades de captura este señuelo encuentra un espacio para la captura de las Corvinas en las corrientes utilizando diversas técnicas tales como el troleo, el casting o el jigging a fondo.

Se pueden encontrar cucharas oscilantes de diferentes tamaño y peso y en colores uniformes como el plateado, dorado y en decoraciones interesantes.

Se recomienda como una opción mas dentro de la caja del pescador.

En ocasiones se puede cambiar el triple anzuelo por un anzuelo sencillo de tal forma que se le puede adicionar una colita de vinilo de color amarillo y esto aumenta las probabilidades de captura.

Para el trabajo de la cuchara oscilante es menester el pensar en el grado de frecuencia, una frecuencia exacta, suave  es altamente productiva para la pesca.