La pesca del Lenguado

El lenguado es un pez cazador, especialmente adaptado para tender emboscadas, de cuerpo aplanado y forma ovoide, el lenguado posee una boca dentada con labios protráctiles que se estiran como un resorte. Cazador por excelencia, una de sus cualidades más destacadas es que se puede mimetizar tomando la tonalidad de la arena o las piedras del fondo, desde donde acecha a sus víctimas. Siente especial predilección por los pejerreyes, aunque no desecha ningún otro pez que tenga a su alcance.   Cuando siente cualquier contacto con algún cuerpo extraño o siente peligro, agita sus aletas para que la arena lo cubra, enterrándose casi por completo.

No en toda la playa se encuentran lenguados,  se ubica en las primeras canaletas o depresiones, de preferencia están en los pozos y en los "pozos de orillas". Estos pozos se forman con las aguas, que impulsadas hacia la orilla por las olas, convergen luego hacia adentro, dejando así una especie de depresión en esa zona de la playa. Esto produce una corriente muy fuerte hacia adentro, que deja al descubierto gran cantidad de alimento, el que es arrastrado por el agua en forma muy rápida. En ese instante los peces se alimentan.

"Los pozos de orilla" están paralelos a la playa en la misma orilla. Son más largos y fáciles para pescar. Se forman cuando bancos de arena ó "bajos" no dejan pasar las olas grandes hacia la playa, llegando a la orilla solamente olas pequeñas. Estos lugares, generalmente, tienen poca corriente y son abundantes en pesca.

Existen también "pocitos" que se conocen porque, aunque la playa se vea "plana", hay sectores en que las olas reventadas adentro, al avanzar hacia la orilla, se van diluyendo denotando con ello una mayor profundidad; pero "ojo", en estos pocitos, están los mejores bancos de pequeños peces y otros crustáceos menores y por ende los lenguados en plena faena de caza.

Otros lugares de pesca, son los fondos arenosos entre las rocas, donde los lenguados se alimentan principalmente de peces, allí, aunque perdamos algunos reinales, vale la pena probar suerte ya que por lo general encontraremos piezas grandes.

Las mejores horas de pescar: son el repunte de alta y repunte de baja; vale decir, desde 3 horas antes de la " pleamar" hasta 3 horas después pasada la "pleamar". Después en el periodo de "bajamar" se probará suerte sólo en los pozos que tengan más agua.

Siendo el lenguado un pez predador por excelencia, es fácil hacerlo picar con un pez pequeño como carnada. Sirven a este propósito los pejerreyes, cabinzas, lisas, anchovetas, etc...

De todas maneras el pejerrey es el rey de las carnadas, ya que es relativamente fácil de obtener y muy "dúctil" para encarnarlo en el anzuelo.

El equipo

  • Una caña liviana entre 2 a 3 metros de largo, de regular dureza, capaz de lanzar hasta 80 gramos.

  • Carrete frontal (spinning) con una capacidad de unos 150 a 200 metros de línea.

  • Nylon 0,35 mm ó 0,40 mm. para la línea principal.

  • Nylon 0,50 mm ó 0,55 mm. para los chicotes o reinales.

  • Anzuelos de argolla o paleta 5/0, 6/0 o 7/0

  • Rotor en donde se empatará el chicote de anzuelo.

  • Plomo alargado y redondo de 80 grs.

  • Hilo elasticado, para amarrar la carnada, de preferencia de color rojo.

Reinales

Se pueden hacer reinales de uno o dos anzuelos, los expertos prefieren los de un anzuelo por las siguientes razones

 

Forma de encarnar el pejerrey

El anzuelo debe ser de acuerdo con el tamaño de los pejerreyes, por lo tanto, según el tamaño de los pejerreyes, usaremos anzuelos más largos o menos largos. Si tenemos pejerreyes de 12 cm más o menos, bastará con anzuelos N° 5/0 y procederemos de la siguiente manera:  

  • Pasar el anzuelo por la boca del pejerrey y sacarlo completamente por el opérculo o "agallas"

  • Para saber dónde clavar el anzuelo, colocar la argolla u ojo del anzuelo, en el ojo del pejerrey y clavar a la altura de la parte más larga del anzuelo, atravesando el pejerrey de lado a lado. La punta y la rebarba del anzuelo deben sobresalir claramente del cuerpo del pejerrey

  • Meter la argolla u ojo del anzuelo dentro del pescado.

  • Con el hilo elasticado amarrar bien firme la boca del pejerrey, cerca de los ojos.

  • Es muy importante que el pejerrey quede completamente derecho. Si queda encorvado, al recoger la línea comenzará a girar y se enredará el reinal.

La técnica

Como el pejerrey es la carnada que estamos usando, tendremos que moverlo para que parezca como sí estuviera vivo. Para conseguir este efecto lanzaremos y recogeremos en forma continuada, a media velocidad hasta la misma orilla, ya que muchas veces el lenguado pica en el mismo borde el agua.

Si al recoger sentimos la línea más pesada quiere decir que hay mucha corriente hacia adentro, y entonces habrá que recoger más lento. Si por el contrario, la corriente nos saca el reinal hacia fuera, tendremos que recoger más rápido. Siempre hay que "sentir" el reinal. No tengamos miedo en este caso en recoger a más velocidad, ya que el lenguado es muy rápido para atacar.

Si la corriente nos saca el reinal hacia un costado, tendremos que lanzar hacia el lado contrario, tratando que el reinal salga siempre cerca de nuestros pies. De esta manera, el pejerrey debe salir despegado del reinal, y por lo tanto, ondeando y aparentemente vivo.

Si el pejerrey está bien puesto; si lanzamos en la dirección debida; y si recogemos a la velocidad adecuada, el reinal debe salir sin enredos, así estaremos listos para sentir nítidamente las picadas.

Como se sienten las picadas

Este es el punto crucial de la pesca del lenguado. Este pez pica o "toca" la carnada de distintas maneras:

Muchas veces, ya sea porque enganchamos algas o topamos con el plomo con una roca. o el plomo se traba en un hoyo o en un canal formado por el rompiente de las olas, estos hechos nos pueden inducir a engaño, como si fuera una picada de verdad.

En todos estos casos es mejor proceder como si fuera una picada. Es preferible equivocarse tres o cuatro veces, pero no errar cuando es realmente un lenguado.

La pesca del lenguado tal como lo dijimos en la primera parte, es ante todo una pesca fina, donde la sensibilidad y habilidad del pescador son factores preponderantes. Ya vimos el tipo de equipo que se tiene que usar y lo referente a la carnada. Hicimos al mismo tiempo una breve descripción de los lugares donde situarse en la playa para poder encontrar esta especie y luego también una descripción sobre la forma de picar del lenguado.

Como proceder ante una supuesta picada

Al sentir un "toque", bajaremos inmediatamente la punta de la caña, para que el lenguado no sienta la tirantez de la línea y no suelte la carnada, pero al mismo tiempo abriremos el pick-up del carrete   (soltando nylon) para que el nylon quede libre.

  • Si el lenguado no se mueve del lugar de la picada contaremos despacio hasta 30 para asegurarnos de que el lenguado se trago el pejerrey. Enseguida, con la punta de la caña siempre abajo, recuperaremos la línea hasta que esta se ponga nuevamente ligeramente tensa, entonces procederemos a efectuar la clavada, con fuerza, llenando la caña hacia atrás, deberíamos ahora sentir al lenguado en el otro extremo de la línea, luego empezamos a cobrar la pieza.
  • Si el lenguado toma el pejerrey y se lo lleva, le daremos todo el nylon que pida, hasta que se detenga. Solo entonces contaremos hasta 30 y clavaremos tal como se indico antes.
  • Cuando la picada se produce a escasos metros de nosotros y el lenguado no arranca, clavaremos en forma suave, ya que habrá pocos metros de nylon entre la caña y el pez. Esto reduce la elasticidad de la línea y si clavamos fuerte y el lenguado es grande, podemos cortar el nylon y perder el lenguado y parte de nuestro aparejo, si es mediano o chico podremos perder también el lenguado al romper el punto de enganche en el lenguado por la fuerza del jalón.

Como cobrar la pieza

Antes de lanzar, debemos regular el freno del carrete, hasta que con la mano podamos sacar nylon del carrete sin excesiva fuerza.

Traeremos la pieza hacia fuera sin apresuramientos, con la caña en alto. Si el lenguado pelea y tira mucho el carrete deberá entregar el nylon necesario, ya que para tal efecto hemos regulado el freno.

Como el cuerpo del lenguado es plano y ovalado, produce mucho roce con la arena. También a veces la arena de la orilla es muy suave y el lenguado se pega al suelo y no lo podemos sacar. Si esto ocurre no nos pongamos nerviosos y esperemos la próxima ola, la que ayudara a levantar al lenguado del fondo y al mismo tiempo lo empujara hacia fuera. En ese momento hay que recoger rápido para evitar que el lenguado vuelva a pegarse al fondo. Ahora bien si la resaca es fuerte y se lo quiere llevar hacia adentro, hay que sujetarlo un poco y esperar la próxima ola para poderlo sacar. Hay que tener cuidado con la resaca de la ola ya que la fuerza se aumenta ya que no solo es la fuerza de la resaca sino la fuerza del lenguado que lucha por regresar al fondo, aquí se ve si regulamos bien el freno del spool del carrete, si esta muy tenso el freno podremos perder el lenguado al cortar el nylon. Al sacar el lenguado con la ola y dejarlo en seco, esto es fuera del agua pero en la arena, hay que tomar el reinal y arrastrar al lenguado sin levantarlo hasta un lugar seguro.

Son muchos los pescadores que han perdido una pieza grande en la orilla, solamente por apresuramiento.

Demás esta decir que cuando saquemos un lenguado pequeño hay que extremar el cuidado a la hora de sacarle el anzuelo para poderlo devolver al agua con el menor daño posible.

 

Pescando con señuelos

La pesca del lenguado con señuelo difiere bastante de la pesca con pejerrey.

Hay pescadores que piensan que pescar con señuelo es simplemente lanzar  y recoger hasta que enganche un lenguado. En parte cierto y en parte falso; hay otros factores como: el saber el tipo de señuelo adecuado al pozo, el sitio donde la lanzamos, la velocidad de la recogida, los movimientos que voluntariamente   hacemos con el señuelo en el agua. Conocer al detalle estos factores serán cruciales cuando el lenguado esté escaso.

Tipos de señuelos

Existen muchos tipos de señuelos, pero podemos decir que básicamente todos se derivan de dos: "floater" y "sinker". Dentro de las primeras tenemos las que su recorrido lo efectúan únicamente por la superficie y las que al recogerlas tienden a sumergirse.

Para la pesca del lenguado usamos las "sinker" y las "floater" con paleta, es decir las que tienden a sumergirse mientras las recogemos.

Técnicas

La pesca con señuelo tiene algunas variantes, básicamente dependiendo de donde estemos pescando y del señuelo que utilicemos. Podríamos tratar de hacer una división: con señuelos floating, señuelos sinking y señuelos suspending.

1) Con señuelos floating, que son señuelos que flotan, se puede pescar de orilla en playas de arena y en playas donde exista arena y piedras. En el primero de los casos al lanzar el señuelo con la caña, empezaremos a recoger rápidamente hasta templar la línea, luego colocando la caña en posición perpendicular al nylon trataremos de que siempre la punta de la caña haga tensión y se mantenga arqueada, si se arquea demasiado, bajaremos la velocidad de recoger, si pierde curvatura, aceleraremos la recogida.

Para el caso en que pesquemos entre rocas y arena, no debemos nunca apresurar la recogida, ya que corremos el riesgo de quedarnos enredados en alguna roca y perder el señuelo, en este caso es preferible ir recogiendo y luego parar, para permitir que el señuelo recupere su flotabilidad y luego empezar a recoger nuevamente.

El pescado por instinto atacara el señuelo y quedara enganchado a los anzuelos, debemos tener siempre presente lo importante que es regular el freno del spool del carrete, ya que si el pescado es grande y el freno esta muy duro, fácilmente podremos cortar el nylon con el tirón del pez.

Adicionalmente podemos comentar que existen muestras floating diseñadas para bajar rápidamente el fondo, tales como la FASTRACK, que permite bajar rápidamente a pozos profundos, situación que no conseguiríamos con una floating normal, estos señuelos tienen la característica de una  lengüeta grande que ayuda rápidamente a que este baje al fondo.

2) Los señuelos sinking, que por su peso tienden a irse al fondo, hay que tener cuidado donde pescar, es recomendable playas donde sepamos que no hay rocas o sitios donde el señuelo se pueda enredar.

Aparte de lo descrito anteriormente para cada uno de los tipos de señuelos es importante que estos se muestre lo mas "vivos" posible, por lo que técnicas como parar y recoger, agitar la punta de la caña mientras se recoge, etc. son recomendables para causar la impresión necesaria para que el pez ataque el señuelo.

Entre los señuelos floating  y suspending  mas usados son: la BOMBER, la RAPALA, etc. para los sinking también las marcas nombradas y adicionalmente la Mirrolure. También hay muestra como la LOBO y GARZA de fabricación chilena que son excelentes para pozos profundos de arena. Existen muchas opiniones con respecto a los colores a usar y teorías sobre la luz y el color del agua,  (vea RAPALAS) que recomienda uno u otro tipo de color para determinada especie.

Cuando estemos recogiendo un pez atrapado con señuelo debemos hacerlo con calma pero siempre manteniendo la tensión de la línea, si no el pez podrá tomar la iniciativa de escapar, si el señuelo no hubiese estado bien clavado, podríamos perder el pescado. Hay casos que con peces grandes, estos van a vender cara su captura siempre luchando hasta el ultimo instante para poderse escapar, aquí muchas veces tendremos que ceder nylon, pero siempre manteniendo la tensión de la línea, esto lo hará automáticamente el carrete, debido a la regulación del freno, entonces pararemos de recoger y luego continuaremos hasta que el pez este en la orilla.

TIP! Los anzuelos del señuelo deben estar siempre lo mas filudos posibles. Muchas veces el lenguado cambia de táctica al atacar, es decir, este no siempre ataca mordiendo, hay ocasiones en que solo golpea el señuelo con la finalidad de aturdir al presunto pecesillo; es en estas ocasiones que el tener los anzuelos afilados nos puede dar la posibilidad de enganchar al pez. TIP!

Estos instantes en que el pez escapa y el carrete cede nylon, provocan que nuestro spool corra y emita un zumbido característico que lleva al pescador a un clímax emocional, cargado de adrenalina. Estas son las grandes emociones de la pesca y pagan cualquier esfuerzo y costo por este placer que solo los pescadores lo entienden y disfrutan.

Una vez el pez cerca a la orilla nos ayudaremos de la ola para poder llevarlo a lugar seguro y con cuidado y unos alicates preferiblemente, poder retirarle el señuelo. Esta operación aunque sencilla es delicada, hemos visto a muchos pescadores con anzuelos incrustados, debido a que en el preciso momento de retirar la muestra el pescado coletea y clava al pescador.

Bienvenido a pescar al sur del mundo