PEJERREYES
Los pejerreyes pertenecen al orden de los teleósteros, suborden de los mugílidos, comprendiendo la familia de las Atherinas.
El pejerrey chileno es de color gris pizarra plateado, oscuro en el lomo y claro en el vientre. La cola y las aletas son grises.
Las escamas son pequeñas. Vive en los remansos de los ríos, canales, y busca el agua clara. Es muy vivaz y astuto y no pica muy frecuentemente.
Su pesca con red está  prohibida, así como su venta en la época de veda. Su tamaño normal es de 20 cm., pero suelen encontrarse ejemplares más grandes.

El pejerrey de mar se parece mucho al de agua dulce, pero una cosa lo hace inconfundible: es el color amarillo verdoso de las aletas y del borde de la cola. Es de porte generalmente pequeño. Rara vez se sacan de más de 20 cm.  Puede pescarse en todo tiempo, no así el pejerrey de agua dulce. pejerrey.jpg (12512 bytes)
El pejerrey argentino es más claro que el chileno, de un gris plateado amarillento, con una franja brillante desde la cabeza a la cola.
Sus escamas son grandes. Las de la cabeza, entre los ojos, tienen reflejos multicolores cuando el pescado recién sale del agua, pero que luego desaparecen.
El pejerrey argentino vive en aguas templadas (tranques de la región central), pero se aclimató en aguas más frías y también salobres.


pejerrey_argentino.jpg (21306 bytes)
Alcanza normalmente de 1 a 2 kilos.
Pica fácilmente.
Se puede pescar de muchas maneras y puede ser que con un colihue, un trozo de cordel y un alfiler, saque mas pescado que cualquier pescador bien equipado.

En todo caso, algunos datos útiles.

La caña puede ser de fibra de vidrio o grafito, de 1.80 a 2.20 mts. (o más) de largo. Su potencia debe tener directa relación con el peso que se desea lanzar. Así por ejemplo una caña, de buena calidad, de una potencia de 500 gramos, permitirá lanzar pesos de 4 hasta 18 gramos, con nylon de 18/100 hasta 31/100. Es decir en forma objetiva pescar pejerreyes a 30 o 40 metros.

El carrete y la caña deben tener equilibrio, es decir que el pescador sienta un peso balanceado al tomar la caña.

pescador1.jpg (20577 bytes)
 

El carrete debe ser sólido y reunir las mayores condiciones posibles para facilitar el lanzamiento y la recogida: pick-up automático, freno regulable y chicharra. Un buen carrete debe tener un margen de capacidad suficiente para poder ser empleado con nylon de espesores diferentes según la pesca a la que se destine. Lo importante es que una ves enrollada la línea, que por lo general es de 100 metros, la bobina del carrete quede llena hasta 1 ó 2 milímetros del borde.

El lanzamiento
Como regla general hay que mojar siempre el nylon antes de empezar a lanzar.

El equipo debe sentirse como una prolongación de nuestros brazos. Aprender a captar toda vibración o tirón y tener un rápido reflejo para enganchar al pez.

La pesca con carnada será sin duda la primera experiencia. Con ella aprenderá a enganchar el pez, a trabajarlo, cansarlo y sacarlo a la orilla con arte y suavidad.

 

armada.jpg (22696 bytes)


En una excursión de pesca debemos llevar varias armadas. De preferencia una línea madre que nos permita cambiar anzuelos y plomadas, dependiendo de las características del lugar y de las condiciones medio-ambientales.
Las mejores carnadas son: Los gusanos de tebo y las lombrices. Se colocan  traspasando  la punta y cubriendo todo el anzuelo con la carnada

La picada se aprecia primero con leves hundimientos o desplazamientos, hacia los lados, del flotador; acto seguido  una súbita hundida  y se siente el tirón. En este momento hay que efectuar la “clavada”, si el anzuelo se clavó en la boca, el pez dará un coletazo fuera del agua, corridas y saltos. Cuando la pieza es pequeña, toma la carnada en forma brusca y si bien no ofrece gran resistencia efectúa muchos saltos y cortas corridas; cuando se trata de ejemplares grandes, la toma es más sutil, pero una vez clavada la lucha es muy interesante.

armada_flotador.jpg (2943 bytes)